¿Sabias que el hollín de la chimenea produce una sustancia llamada creosota que es altamente inflamable? Para poder disfrutar tranquilamente del calor acogedor de nuestra chimenea es muy importante limpiarla periódicamente y hacerle un correcto mantenimiento. Sigue leyendo porque te contamos como limpiar correctamente el tiro de nuestra chimenea.

Limpiar el hollín del tubo de chimenea

Es muy importante limpiar a fondo el hollín del tubo de chimenea una vez termine la temporada de frio y dejemos de utilizar nuestra chimenea, de esta forma, la dejamos preparada para la temporada siguiente. También es recomendable hacer pequeñas limpiezas de mantenimiento al menos 1 vez al mes durante en invierno para evitar que se acumule exceso de hollín.

Para la comodidad de los usuarios de chimeneas, existen diversos productos indicados para la limpieza y mantenimiento de nuestras chimeneas.

Productos limpia chimeneas

Antes de iniciar la limpieza de nuestra chimenea, necesitamos proveernos de algunos materiales necesarios.

Utensilios para limpiar chimeneas

  1. Cepillo de deshollinar
  2. Producto deshollinador
  3. Cepillo recoge cenizas
  4. Recogedor
  5. Periódicos viejos o plásticos
  6. Aspiradora (opcional)

Producto deshollinador

Existen en el mercado diversos productos indicados para esta función, podemos elegir entre un leño deshollinador, pastillas de combustión o incluso polvos deshollinadores. Nosotros recomendamos el leño deshollinador, su uso es muy sencillo y la eficacia es realmente alta ante una limpieza a fondo. En nuestra tienda online puedes encontrar el que nosotros usamos: Leño deshollinador

Si quieres hacer una limpieza de mantenimiento puedes usar los sobres deshollinadores cada vez que enciendas un fuego o los paquetes deshollinadores cada 15 días

Pasos a seguir para limpiar el tiro de la chimenea:

  1. Primero de todo encendemos un buen fuego y lo dejamos arder durante 45 min aproximadamente, la intención es precalentar el tubo de la chimenea lo suficiente para que actué el leño deshollinador.
  2. Ponemos nuestro leño deshollinador sin abrir el envoltorio dentro del fuego.
  3. Una vez consumido el leño, debemos preparar la zona con periódicos viejos para evitar manchar la estancia.
  4. Si tenemos una correcta instalación, lo siguiente seria abrir el registro de limpieza de nuestra “T” si no tendríamos que poder acceder al tubo de chimenea de la mejor manera que podamos con el cepillo deshollinador. Si quieres saber como instalar correctamente los tubos de chimenea con su registro de limpieza, puedes verlo en el post que tenemos de como instalar correctamente un tubo de chimenea.
  5. Una vez abierto el registro introducimos el cepillo deshollinador en el interior del tubo frotando bien para que caiga todo el hollín incrustado en el tubo.
  6. Cuando notemos poca resistencia al frotar significara que ya tenemos el tubo limpio de hollín. Es el momento de cerrar el registro de limpieza.
  7. Para terminar limpiamos el suelo con el cepillo y el recogedor o bien usando una aspiradora y retiramos los papeles de periódico.

Listo ya tendríamos nuestro tiro limpio para la temporada siguiente.

Tips finales para evitar exceso de hollín

Para terminar te vamos a contar un par de consejos extra para evitar que se llene el tiro de hollín demasiado pronto.

  1. Encender el fuego con pastillas o astillas que generen pocos alquitranes, olvídate de usar papel o similares. Utilizar astillas o pastillas de encendido, nos ayuda a generar menos residuos que solidifiquen posteriormente en nuestro tubo.
  2. Utiliza el combustible adecuado para tu chimenea, si es de leña, utiliza leña bien seca. Evita usar leña húmeda ya que deja mas residuos. Y por supuesto si tu chimenea es de pellets utiliza solo pellets.

De esta manera tan sencilla evitaremos que se acumule demasiado hollín rápidamente en nuestras chimeneas.